29 dic. 2008

MARAMADO...Décima

Foto: Yo...dic.27.2008

Me enseño entera ante ti,
océano vivo y encrespado,
crepusculino y aromado,
cautivador frenesí,
al presentarte ante mí.
Embruja tu azul mirar
dominándome tu mar,
y te doy mi desnudez,
espumada de mudez,
salada me dejo amar.

Más allá de la batiente
cual nereida te poseo,
en las blondas del deseo
navegando libremente.
En las olas de mi mente
a sotavento en oleaje,
en marismas y linaje,
del horizonte que avanza,
en el tiempo sin tardanza,
adonde el sol no quebraje.

14 dic. 2008

TRISTEZAII

Tristeza
quiero que sepas,
no voy a permitir, te quedes en mi vida.
No quiero noches de insomnios. Ni pensamientos
de soledad. Voy a ponerme un sombrero de terciopelo grande,
y que no veas mis lágrimas. Caminaré erguida mirando al cielo,
para no ver tu sombra, de pájaro de ébano, junto a la mía.
Ya te dije: no quiero tu compañía. No te quedes como el cuervo,
en el dintel de mi puerta ¡Nunca más! ¡Nunca más!
Voy a hacer tantas cosas, ¡Tantas! con tal de no verte un solo día,
soportando oscuras noches vacías. Yo te prometo a cambio
tener mi mano tendida, para ayudar al que sufre, al desvalido.
Y mi espíritu abrigado, para ese niño que tenga frío. Ah, tristeza,
no te atrevas a deslizar tu silenciosa sombra, no golpees mi puerta
que dejé entreabierta, porque yo sólo quiero luz para mi vida.
Y que mi alma que dormía en el suelo,
se deslice y vuele hacia los corazones
de los que amo,
y me aman.

CIRCUNSPECTA

Sin saber aún lo que cuesta el olvido
con esta audaz sonrisa menguada ,
me iré, sin aflicciones cabalgando,
en un delfín, en una grácil ola,
como una nereida.
Circunspecta
hacia
el
un
país
desconocido.
Trataré de olvidarme,
de los delirados besos,
de los abrazos invisibles,
que son como un rosario de nubes,
que sólo se dan, como el céfiro impoluto.

12 dic. 2008

TÚ Y YO


y yo
Sabemos como
Caminar por esta vida
Alejando uno a uno los residuos
que más de una vez nos hicieron daño
agrandando y fortaleciendo nuestros corazones
como el agua depurada de los causes desbordados de un río
al correr disolutos por los surcos amarillos y áridos de un desierto

Y yo
Locos de amor
Nos embriagamos con el vino
que renace de la vid de nuestras bocas
marcando el ritmo del deseo reivindicando la vida
equilibrista sin tocar el suelo en rasante vuelo
somos luz ,agua ,aire guareciendo nuestros amados gérmenes

abonados de tierra,enraizada, poblada de nuestros crecidos frutos

y yo,
amor mío,hemos protagonizados en el abeto una historia de amor.


10 dic. 2008

Ella...ÁGAVA IV


MI NIÑA


Si
Y siY
te duermes
inquieta, niña
en ese cuerpo
oloroso de infancia,
de capullo abrigado de sol,
que poco a poco se transfigura,
en una fragante y mimosa bella flor.

si

ya

estás

convertida en una linda mujercita.

Foto: de soni...(mi hija.Enero 2008,Bariloche)

3 dic. 2008

FUNDIRME EN TU CUERPO

En mis interiores,

entrarás despacio,

entonces...es cuando tomaré,

el perlado baño apasionado, de tu espuma,

aromatizada, entre los dedos.

Y tus ojos de cielo

relampaguearán luz y deseos,

sobre mi cuerpo que, esperará ser expresado

como un enigma,

como un escrito pretérito.

Inspirando

mi mundo de frenesí y descaro,

al fundirme en tu cuerpo,en tu sangre

y, en tu adjetivo vital.

TU AUSENCIA





Me regala los ecos de tu corazón
 el aire, que se filtra famélico,
por el dintel de mi ventana.
dándole, alones al mío...
mientras, nostálgica te pienso,
en una imaginaria zarandeada.


 Y la armonía sinuosa de las olas,
se deslizan una, a una,
como las fugitivas horas,
invadiéndome con sus murmullos...
mientras mis pasos se alejan,
en un mar de cielo que se agita.
Cansados por tu ausencia.




PAISAJE DE  MEJILLONES.De maria georgina moya gonzalez







26 nov. 2008

HAY TIEMPO


Hay
Tiempo
para amarnos
sin jugar
porque a veces
esos juegos queman
y
arden
en el corazón
como una hoguera
alimentada con leña de un tepú.
y
nuestras
almas quedan
naufragas en la neblina
del mar vagando sin rumbo
que
apenas
pueden
 ver.

21 nov. 2008

RELATO INCONCLUSO II


El árbol


La mañana pasó lenta. Muchas veces estuvo tentada de salir a pasear, pero sabía en que lamentable estado retornaría si ponía los pies en el camino; iría demasiado lejos, posiblemente a las orillas del mar a escuchar los chillidos de las gaviotas y el canto infinito de las olas sinuosas.
Pero esa mañana era distinta, necesitaba guardar todas sus fuerzas que iban a serle precisas para la tarde, para cuando su marido, como un cataclismo, atravesara la puerta de calle de la casa.
Difícil le hubiera sido decir qué esperaba de una conversación posible, y se guardaba de pensar demasiado en ello. Ella, que siempre se jactaba de manejar muy bien el contorno de toda clase de situaciones.
Obsesionada pensaba: mi casa, mi esfera, mi espiral, la que me protege del inframundo, la que tiene pedacitos de espíritus, donde anclaron mis raíces. Aquellos pensamientos le golpeaban el alma hasta rasguñársela.No quiero irme… ¡No quiero!
¿No era más cuerdo hacer en si misma el silencio y aceptar dócilmente lo que las horas traen de hastío o de placer, sin gastar de ante mano el hastío y el placer de una nueva mañana?
Pero ella no podía aceptar. Aceptar era morir. Le era imposible resignarse, por ejemplo, a abandonar a su árbol que le había formado su corazón y enseñado a dominar los sentidos. Justo en estas fechas que desprendía ese olor a pino delicioso y hundido en la conciencia que le remembraba gratas navidades, y grititos que emitía a sus niños:
¡Bájense de ahí que se van a caer! Cuando trepaban al árbol, a comerse a escondidas, unos dulces de almojábanas. Para bajar después con sus rodillas lastimadas. O cuando los engañaba el papá y le dejaba sus regalos de navidad, en la rama más alta del árbol.Cómo brillaban sus ojitos. Imaginando que el viejo pascuero había dejado ahí sus regalos, porque iba apurado hacia el Polo Norte.
¡Oh Dios! Se decía, volver y recordar a sus niños, sus pedacitos de cielo, cuando eran pequeñitos, cuando intrépidos apartaban los miedos, las dudas. Sin pesos, libres, como aquellos pajaritos que desordenados construían sus nidos, en las frondosas ramas del árbol. Y cuyos trinos le hablaban del susurro del viento, y los rayitos finos del sol los acariciaba.
Y unían todas esas fuerzas en sus piernecitas, como la fuerza de la naturaleza, como la energía que fluye sola, tan imponente y bella.
Sus niños, ya son hombres. Y han emigrado del nido…



Pintura: Juego entre casa y árbol 2009 de Isabel Gutierrez













19 nov. 2008

EL FINAL

Todos y nadie, sabemos nuestro final,
el tiempo es raudo como la efímera vida,
una prosa desbordando los sentidos;
las almas caminan hipnotizadas ya sin sueños.

Y eso lo sabemos,
porque la vida es como una poesía
y el poema muere con el último verso
cuando el punto final lo suspende.

Y ya no queda nada...nada que decir.
Y se desnuda la conciencia dogmatizada,
en una nebulosa sin empañar un solo espejo
como los últimos estertores del aliento.


17 nov. 2008

DEBAJO MI ÁRBOL

Por sólo un instante,
acallé al silencio…
Y mi alma serena se inundó
de bellas sinfonías,
producidas en mi único árbol.

Atrayendo percepciones
que me sacuden por dentro.
Y terca, se me antoja pensarte,
cuando entraste en mis sueños,
que no soñaste conmigo,
en estas horas cálidas.

¡Tan mías y tan vacías!

Entre cigarrillos agónicos.


5 nov. 2008

QUEDATE QUIETO

Tan sólo, quédate quieto...
Debajo de mis suaves besos,
en el vestido de la mañana,
sonríe, amor, ¡exagerado!
Ante los hendidos cristales rotos.




Tan sólo quédate quieto
amándome desde lejos, agazapado,
como una fiera contenida,
sin fe en los crepúsculos.
Junto a los dioses de la ternura.

3 nov. 2008

¡ES TAN REAL!


¡Es tan real este amor que nos rezuma,
amor como mil soles aguardándonos jubilosos
en un graffiti que no se borrará con el tiempo,
como las auroras desteñidas, de cariños inciertos!

Al rescatar tu alma de sus silencios desde los bolsillos
secretos de mi cartera para abrazarla y acunarla,
con desenfreno y vibraciones oscilantes,
en la inmensidad del cosmos. Con sonrisas puras
hasta que estallen los latidos y los labios pierdan el aliento.


Porque... somos mezcla perfecta de sueños consumados,
cuando tu cuerpo, en mi regazo, inundado de sal y fuego,
fenece junto al mío, lechoso, ausente de estrellas,
en las horas hieráticas y crepusculares de la tarde.

29 oct. 2008

RELATO INCONCLUSO

El apartamento

“¿Qué hacer?” Murmuró apenas estuvo sola. Reflexionó un momento y se dirigió hacia la ventana. El viento de septiembre agitaba las alturas de los árboles y levantaba por la carretera visible a través de la verja, un polvo blanco que se arremolinaba a pocos metros del suelo y parecía no posarse nunca. No había planta que resistiera este inmenso calor del desierto.

Dejó la cortina y fue a sentarse en un montículo de leña, junto a la jaula de los canarios, que antes, le había puesto agua fresca, alpiste y pepitas de morrón, para que cambien el color de sus plumas. Le habían dicho.

Había momentos en los que su vida le parecía un collar de abalorios, pesado de años, como detrimento de un ser vivo; como un doble que robaba su rostro, sus gestos, su voz. Abandonándose a la esperanza de nuevos días, fundados en los recuerdos, en la nostalgia…Se irritaba con esta especie de viaje a través del tiempo que se veía obligada a realizar. ¿Adónde la llevaba? ¿Hacia qué alegría? ¿Qué compensación le haría olvidar sus sueños?

Comprendía que nada podía ser modificado. Todo le hacía creer que terminaría su vida en aquella casa. A una de las habitaciones de esta casa la vendría a buscar la muerte, la muerte que ella no quería, y que la arrancaría de una vida que ella adoraba.Los dos cajones de flores que estaban frente a frente, en un rincón del patio, no eran ahora sino un altozano de tierra abriéndose al sol con olorosas fresias amarillas y fucsias recién germinadas.

¿Y el gallo? ¿Y los perros?... ¡y el conejo…! ¿Y el pobre pigue? su gato regalón, ¡Y el canario!... ¡ays! ¿Y su único árbol? Aquel que plantó al fondo del patio, donde ella se refugia a descansar y a esperar las estaciones del año… Hoy, justamente hoy, se han posado sobre una de sus ramas un par de golondrinas, y quién sabe a dónde van o de dónde vienen.

El arancel no era cosa de regodearse. El nuevo apartamento tiene buena ubicación, una hermosa vista al mar, estacionamiento, y piscina. Se requería un alma más fuerte que la suya para sostener sus paredes.Por muy imperiosa que pareciera, por mucho que impresionara al guapo de su marido con su dureza de carácter, era en realidad débil, más débil que aquellos a los que tanto imponía.Sólo le quedaba preconizar tan buena elección…

21 oct. 2008

COMO ALBAS MARIPOSAS

Como albas mariposas, tus manos
efusivas , suaves rozan mis cabellos,
y bajan versadas como un lamento
apasionado, por los frutos de mis pechos.


Hasta llegar sutilmente y sin rémoras,
a la rosa sudorosa de mi ombligo,
alojando, en mi pubis, un coral de fuego,
donde se aprisiona liquida, mí locura.


Como albas mariposas, tus manos;
se enlazan ,con la tibieza de las mías.
Para posarse coquetas ,sabias, en mi flor
que busca _desesperada _la calma .

19 oct. 2008

CON TU CORAZÓN EN LA MANO...


Al saber que te perdía, desgarré sin piedad
las vestiduras de este atropellado amor,
se me heló la sangre invadida por las tinieblas,
y derramé lágrimas, por mis pupilas huecas.

En vano se me fue el corazón tras la razón,
como las madrugadas soñadas en un bolsillo,
como los pensamientos nítidos tras del sol,
y como aquellos pasos huyen ansiosos.

¡Antes que el tiempo se pase deprisa!

Sincronizados a tu corazón, dúo primoroso,
con las maletas repletas de suaves besos,
por caminos pedregosos y trenes inciertos,
de corrientes fatuas equivocando el destino.

16 oct. 2008

TROPIEZOS EN EL ALMA

"Los que están siempre de vuelta de todo, son los que no han ido nunca a ninguna parte "Antonio Machado.



Custodié,
los secretos de tu cuerpo
suspicaz,
en los confines del cielo.

y tu alma y la mía,
peregrinas,
en un homogéneo vuelo
se sucedieron,
de suaves latidos,
atizando los deseos
embriagados y seguros .

Cuando nos tropezamos
no videntes,con los bosques
álgidos y tórridos,
en las efigies,
del tablado de la vida.

9 oct. 2008

A MI PESAR..

Haciéndome poetastro, a mí pesar
hilvano, el día a día de mi alma,
en circunspectas catedrales
como si fuesen cuentas de espuma,
en medio de la gran pestaña azul.

Contemplando al sol, un sol callado...
¡Renaciéndome entera, en mis islas!


Y en mis vergeles de oraciones,
a veces ,disfrazadas e inconclusas,
a veces, lastimadas y desnudas,
con el corazón henchido,completo,
en medio de los ojos de las letras.

7 oct. 2008

ESTA LOCURA QUE NO TERMINA…


Para quemarme en tu fuego
tendrás que escribir mi nombre,
en el libro de mi piel, que se inicia
ante tus ansias milenarias.

Gozándome cual poseso,
como el mar a la neblina
recorrerás mis territorios
de norte a sur con tus besos.

Y como una flor de amanecida,
cápsula mimosa y erguida,
perdida en tus ojos de cielo,
me abriré con tu sol, humedecida.

Y la sangre en mis venas,
explosionará ante esta locura,
¡Qué no termina!.. ¡No termina!
Ni este goce de saberte mío.

Cuando te entregas sin resabios,
al ritual de nuestros cuerpos;
amándonos tan vivamente,
desde el pensamiento certero.

3 oct. 2008

EL VIEJO DEL RINCÒN

En polvo vivo, de polvo moriré asfixiado; entre hojas de gastados e inservibles folios, agobiado por polillas y días iguales, con las larvas de la gente intoxicando mis venas. Soy un oscuro librero viejo en un rincón, lleno de soledad y melancolía.

30 sept. 2008

ANIQUILACIÒN


Como una ducha mortal
fueron, tus jugosos besos
derramados en mi piel,

yermo campo de exterminio,
en un sublime frenesí
de tortuosos caminos.

Y como arena derrotada,
yo me voy, en la sístole,
de las olas enfurecidas...

Amplios brazos del displacer.
Para sutilmente abortar,
el espantajo de la tristeza.





Dibujo de: Greg Titus

27 sept. 2008

MAREJADAS

Las marejadas de la pasión
¡Bravía!
Que vienen y van, van y vienen...
nos encienden, quemándonos,
por dentro,
en orgásmicas flamas, de febriles ganas.


Y sentimos el parpadeo
¡Estremecido!
de nuestros cuerpos de invierno,
amándonos con renuevos.
Olvidando
los cansancios , que se han quedado lejos.


Sólo existimos tú y yo,
aquí, en nuestro tálamo,
sumergidos en un mar de deseos.

26 sept. 2008

VISTA CANSADA

Amo tu rota inevitable huída,
tu viento misterioso,
tu proyecto y tu cansancio,
de ternura, invisible a mis ojos.


Amo la nieve de tus árboles
y ese sudor tan tuyo...
agitándose,indeciso, denso, lento,
como el radar de tu cuerpo.


Cuando me quedo aquí, riendo
en mi falsete, apocalíptico
que mueve mis pestañas
absorbentes de trapo.



25 sept. 2008

TUS MANOS

Tus manos,
brújulas enloquecidas
suben y bajan por mi piel desnuda,
oprimiendo mis senos, que se ahogan,
en suspiros enardecidos.

Tus manos,
Cadenciosas como libélulas
amasan los globos de mis nalgas,
en busca del néctar embriagador,
de mi vientre, ingles y rodillas.

Abrigando el desierto de cada
uno de mis trémulos huesos ,
que se llenan de espuma.

21 sept. 2008

QUIETUD

El día se queda quieto,dormido,
entre nubes amarillas...
impregnándonos en sopores
de los alientos condensados
dulces y suaves del sueño.

Caramelo que nos cristaliza.

Y me subo sobre ti,
para emprender el vuelo
perfumando al viento.
Que es como el vino
y nos embriaga tiernamente.

Entonces el tiempo se detiene,
entre besos y abrazos...
en el espacio de tu cuerpo y el mío.


AMOR DISFRAZADO

En una historia de amor, disfrazada,

de historia de amor...

Las sonrisas diáfanas, inventadas

vuelan, como golondrinas en alas azules,

enardeciendo, las nieves, presagiadas,

en los lados oscuros del corazón.

Y...

Se activan los pasaportes de encuentros,

en largos viajes de subterfugios,

con las ilusiones, dulces de ficciones,

a veces derramadas, inexorablemente,

en gotas de agua ,secándose al sol.

10 sept. 2008

VOLANTINES DE SEPTIEMBRE

El sol enardecido se mecía con el viento de la pampa. El cielo estaba de fiesta. ¡Qué tiempos aquellos! Tantos recuerdos imborrables me llevan hacia ti, por todos los vericuetos de mi memoria. Al primer beso, a tu caricia limpiando mis lágrimas; me había picado un alacrán. Ahí supe como era el primer amor. Hoy como ayer el aire de septiembre vuelve a elevar volantines.

NUEVE LUNAS

En tus entrañas se moldeó,
con música de árboles y brisa,
una pequeña partícula,
entre besos y caricias.

Una orquídea roja la albergó,
el sol le regaló su abrigo
rosáceo ,de amarillos celajes,
y las estrellas derramaron
sus brebajes de emoción.

Durante nueve lunas,serás
primavera, germinada
hasta que de tus entrañas
nazca, el fruto de tu amor.


2 sept. 2008

¡NONI!

No formaba parte de mi historia
tu voz sin eco ,ni registro,
en este mundo callado.

Que grabaron los pájaros
pidiendo sin descanso, ¿amor?
A este amortajado corazón
en horrible holocausto.

Te amé como si fueras
un atómico trafago vertiente
de inquietudes, relumbrar falso,
trágico en tu mundo desolado.

Sin embargo,
no formaste parte de mi historia...
noni!

SÓLO UN INSTANTE

duró el sabroso y exquisito
néctar zumo de los dioses.

Sólo un instante
loca de deseos, ávida, te saboreé
y moldee con mi lengua.

Sólo un instante
sorbí y trague desesperadamente
tus jugos de fruta madura.

¡Delicioso!

Sólo un instante
te fuiste derritiendo en mi boca
mi helado favorito de piña y cerezas.



Sólo un instante

AL DESPERTAR

...Despertar y no tenerte,
eso sí que ha dolido.


Y se enlutó mi alma

impregnada de soledad,

y se desdibujaron mis alas,

en los sueños obtusos.



Al quedar mordiéndome

tus palabras embrujadas,

con un desgarrado mohín

amargo de impotencia.


¡Como si fuese un aullido largo

dando vuelta al sol...!

Sí...

Despertar y no tenerte,

eso sí que ha dolido.





¡SEGURO!

El tiempo nos dirá lo que fuimos.
Y en que nutrimos las madrugadas,
si fuimos amigos, de todo o de nada.

Si fuimos arquitectos de espantos,
en estas amplias playas zaheridas.
O en aquellas losas ahuecadas.

Cuando brotemos en el desierto
Entremedio de flores pálidas.

28 ago. 2008

DESENCUENTRO EN UN ENCUENTRO

Osiris había permanecido media hora, tal vez más. Fumando ante su derrota. Pero, ¿cómo su alegría se había tornado desesperación? Helo ahí que volvía a su casa, más triste y más abrumado que antes. Por un momento permaneció inmóvil, la espalda curvada, la mano sobre la baranda de hierro; luego subió y se acodó en el parapeto. Desde donde él estaba, veía como se alejaba el taxi, a unos trescientos metros delante, un pequeño edificio de paredes de ladrillo, un antropomorfismo sin carácter. Enseguida una larga avenida de palmeras casi secas por el aire salino del puerto. Como si el tiempo estuviera congelado.Dirigió la vista hacia los diferentes puntos de ese árido paisaje y sacó su reloj, mirándolo largamente con el aspecto atento de un hombre que hace una cosa pensando en otra. Apagó su cigarrillo que olía a porro en un cesto que estaba cerca.
Se pasó la mano por sus cabellos como si fuese una caricia obligada y exclamó; ¡Qué diablos, nunca existirá ningún vinculo entre ella y yo…!

Isis, aún era joven, pero con algo indefiniblemente marchito y amargo, siguió un sueño, insensata; en la poltronería que se había convertido su vida. Su rostro era lleno, sin color, con una carne blanda que predecía después esas arrugas profundas que dibujaban, alrededor de los cuarenta, una risa silenciosa en torno de la boca. Sus ojos grises se adherían fuertemente a lo que pensaba, traicionando su escasa voluntad. Dos lágrimas fueron prescindidas de un tirón. Una emoción violenta, sin piedad, compartida por la alegría y la tristeza de encontrarse, así fortuitamente riéndose de los adverbios del tiempo, les impidió despedirse, pero ella dentro del taxi le observó hasta que hubo desaparecido, con la retina de sus ojos enamorados.

Despertó trepidante bañada de sudor, se incorporo lentamente de la cama y pensó en este sueño.

¿No habrá sido premonitorio?









Foto: Un atardecer en Arica.

26 ago. 2008

MI POEMA


  • Por encima de los ojos extirpados.
    Con las pupilas tenebrosas,
    entraré , sin remordimientos
    en tus noches de carencias.

  • Nerviosa, jadeante de libélulas,
    palpitante de paciencia.
    Para descubrir el árbol esquivo,
    de Huidobro ,donde extraeré
    toda mi fuerza.
  • Construyéndote con ternura,
    júbilos y lutos,mi poema.





ESPIRALES

  • En un lugar insólito del sueño
    No sé porque motivo, atesoro
    Las noches pálidas esperándote.


    Soñando,
    Desde el origen
    Desde este rincón
    Donde percibo tu indiferencia
    Que desfigura mi sombra.


    Y los pasos pesan,
    Como en cámara lenta
    Y se cae el tiempo,
    En migajas de ídolos
    A la intemperie de los hitos.


    Separándonos
    En este ritual de humo
    En la espiral siniestra

    No obstante, cariño...
    En un lugar insólito del sueño
    Te sigo rememorando.

NO DETENGAS EL TIEMPO

Guía tu mirada

al cielo nocturno,

hacia la constelación armada,

que anida los sueños.

Siente los versos de mi poema.

Guíala hacia la ronda

de células iguales,

que van girando al mundo...

¡No! no detengas el tiempo

que corre...

Aunque el universo sea invisible,

Porque es ahí, donde me encuentras.

19 ago. 2008

CERCANÍA

Aquí voy, en este viaje incierto,
Llena de tus encuentros,
De tu voz profunda
Que me llega del silencio.

Aquí voy con mi culpa,
Con mi planeta confuso,
Con mi atmósfera de hielo,
Tratando de olvidar tus ojos
Que me miran, que me envuelven
Y desnudan cuanto siento.

Aquí, siempre esperando:
Tu boca, tu piel...
Esa historia tuya
Que descubra tu pasado,
Que me muestre tu presente,
Que, por ello, me acerque a ti.

Transitas ante mí, y nada me dices
Pero yo te escucho.
Transito muy cerca de ti, y nada te digo
Porque me entiendes;
Estamos aquí y estamos allí. Transitamos
en nuestra impuesta distancia.

Puede acortarse... sí, puede.

Temo la aventura del camino, sí.
Temo nuestra cercanía,
Temo hallarme sola
En mitad de la travesía,
Y que el peso de mi equipaje,
Equipaje de suspiros y nostalgias,
Me presente ante ti desprotegida,
pequeña y frágil como lo es mi mundo.
Temo encontrar el final del tiempo
Instalado en tus labios serenos.







Pintura de Leyla Murr

17 ago. 2008

ALMA MÍA

Andas suavemente y callada,
andariega, como las espigas rubias
que se dejan arrastrar por el viento.
Escapándote, de mi cuerpo.

Y Vagas como un espectro
en mi respiración cansada,
dibujando apenas la ternura,
en los corceles del tiempo,
y en las fuentes cristalinas.

Y siempre nos vamos por distinto
camino buscando, en la vida,
un sendero sin huellas ni destino.
Cuajando la tierra de simiente.

Andas suavemente y callada…Alma mía.

28 jul. 2008

CORAZÓN AZUL

Sólo amo esta paz de tu ausencia de nube
ya no venero tu imagen ,vuelta, en el cielo,
ni disfrazo tu voz, con los murmullos de mar.
Las olas se rejuvenecen como mis sentires,
y el sopor de la espuma se torna en mis pies,
Como un espejismo, una ilusión de atmósfera.
Entonces la pasión marina renueva la sangre,
de este corazón azul que late, late...
... ...

EN EL ESPEJO

Me siento frente al espejo y miro
mi rostro de hoy. Pero desde el corazón
del azogue, avanzan mis otros rostros
y lo ocultan, hasta desvanecerlo.

¿Son los espejos los que se quedan para
siempre con la juventud perdida?
¿Son los espejos los ladrones de la piel
de durazno, y los ojos de diamantes?

Dentro del espejo, mis sueños guardados,
mis ansias mordidas de adolescente.
Estiro las manos para recogerlos,
mas, una puerta de hielo las detiene….

Muestras, espejo, mi vestido sin curvas.
Cuando la vida creció en mis entrañas
mi corazón desbordaba felicidad.

También veo allí, dentro del espejo,
el encuentro del desierto y el sol,
el encuentro del llanto y las espinas,
y el encuentro del amor compartido:
Borrascas y paz abrasando mi vida.

Hay quienes miran y buscan lo que viene.
a mi me gusta mirar lo que se aleja,
grabarlo en mi memoria y revivirlo...

¡Oh, adolescente!, ¿por qué escapaste
espejo adentro?. ¿Por qué no dejaste,
incorrupto, para siempre, mi cuerpo…?

Sé que estás ahí. A veces te veo
joven, grácil. Cuando miro el espejo
pasas como un reflejo de sol y me
embelleces, me engañas un instante
y vuelvo a ser la niña del espejo.

Doy un paso adelante, te evaporas
no quieres contaminarte con mis gestos
de ahora.

Cuando ningún espejo me refleje
será, entonces, la muerte.

24 jul. 2008

A MIS MUERTOS VIVOS

  • Como en renegridos trenes yo regreso a mis muertos vivos.
    En trenes que cabalgan sobre las blancas dunas guiados por no sé qué extraños ferroviarios que atesoran kilómetros de tiempo, junto a pasajeros que rumian su alma inexistente.
    Vuelvo a pasar provincias. El río Loa que revuelve su curso con perspicacia a un hilillo de agua que le da vida a la pampa; oficinas salitreras de silencio que limitan al frío, alambradas, barbechos, mineras que sustentan la esperanza del hombre, su axiomática sombra.
    Y así llego a mi pueblo con sus calles terrosas. Y a mi amado ferrocarril, cuyas casas ya no existen, y a la iglesia de calamina que sólo le queda el esqueleto.
    Al regazo de mi padre, tierno, seguro. Admirándolo como construye habitaciones con esa rica madera de pino Oregón. Regalo de los gringos. Que el último temblor esparció por el suelo. Mientras que de su boca pende un cigarrillo Lucky Strike.
    Revivo los días caliginosos, en una retrospección exhaustiva; el desvelo, en noches de estío, los cercanos incendios en los cerros, cuando el sol desfallece de cansancio, y los albatros dejan de buscar su alimento.
    A mi primer amor, que nació entre marismas vacilantes, entre naranjas pulidas. Nuestros cuerpos eran sólo una manchita pálida cuando salía la luna. Bochorno constante, ante las primeras y controladas caricias. Su muerte vino sin siquiera anunciarse.
    Y a ti Víctor, cómplice de mis travesuras, cuando éramos sol y cobre que ondeaba en nuestras cabelleras.
    Vuelvo a la casa de mis abuelos, que vinieron desde lejos; a las enredaderas de nísperos albergando los sueños por volver; a las vetustas higueras, los paltos, los naranjos y limoneros que florecían como por arte de magia, en el magnánimo desierto.
    Y a esa cocina de hierro, en la que ardía la leña en los inviernos; los libros, los periódicos, que mi filósofo abuelo leía: terremotos, sequías en países lejanos. En corea los muertos agigantan la muerte.
    Perspectivas del Principado de Mónaco. La familia Grimaldi se esconde tras gafas oscuras, y el cometa honda atraviesa galaxias.
    Pasan ramales, camanchacas, estaciones fantasmagóricas en la noche; guardagujas famélicos que señalan desmenuzando la angustia. El incienso de gastadas calderas me recorre.
    Como en renegridos trenes yo regreso a mis muertos vivos. Cuando tengo muy lleno de pesar y de nostalgia el corazón.