17 nov. 2008

DEBAJO MI ÁRBOL

Por sólo un instante,
acallé al silencio…
Y mi alma serena se inundó
de bellas sinfonías,
producidas en mi único árbol.

Atrayendo percepciones
que me sacuden por dentro.
Y terca, se me antoja pensarte,
cuando entraste en mis sueños,
que no soñaste conmigo,
en estas horas cálidas.

¡Tan mías y tan vacías!

Entre cigarrillos agónicos.


3 comentarios:

Dante dijo...

"Y terca se me antoja pensarte... entre cigarrillos agónicos"

Excelente! Me gusta. Tiene fuerza y durante todo el poema se mantiene el mismo nivel. Fue un gustazo leerlo. Un beso, corazón.

Monelle/Carmen dijo...

Musical y rítmica lectura bañadas de hermosas palabras. Me gustó mucho Sonia. Besos.
Carmen

http://GREGOTD.blogspot.com dijo...

La imagen da una idea acertada de lo que encierra el poema.
Un poema donde los sentimientos íntimos afloran nacidos de recuerdos melancólicos, mezclados con la paz y la quietud que supone la meditación.

Un gusto pasar por este rinconcito, amiga Sonia. Un beso.