2 sept. 2008

SÓLO UN INSTANTE

duró el sabroso y exquisito
néctar zumo de los dioses.

Sólo un instante
loca de deseos, ávida, te saboreé
y moldee con mi lengua.

Sólo un instante
sorbí y trague desesperadamente
tus jugos de fruta madura.

¡Delicioso!

Sólo un instante
te fuiste derritiendo en mi boca
mi helado favorito de piña y cerezas.



Sólo un instante

6 comentarios:

Monelle/Carmen (Coeditora Soterrània) dijo...

Un buen zumo para degustar lentamente.
Besos.

Carmen

Anónimo dijo...

sos una genia lo sabías che?

te dejo un beso.

porteño

http://GREGOTD.blogspot.com dijo...

La gastronomía también tiene su rinconcito en la poesía. Un helado, si se saborea tal como lo describes, puede despertar otros placeres.

Un beso.

Sonia Antonella dijo...

Monelle: cara mia...gracias te quiero!

besitos

Sonia Antonella dijo...

jejejej chéééééé´
Que rico que me encontraste!


Graciasssss

besitos

Sonia Antonella dijo...

Ejem! Gregorio, otros placeres?

Gracias amigo mío,por pasarte por aquí.


besitos