22 jun. 2007

EL CIRCULO DE LA VIDA

  • _ Tía Berta, necesito hablar con usted.La dueña de la pensión tenía los suficientes años para reconocer una compunción.
  • _ ¿Qué te pasa anita? anda hija cuenta.
  • A la muchacha lágrimas de mármol le resbalaron por las mejillas, tartamudeaba en medio de la saliva, sin poder expresarse.
  • _ Cálmate hijita
  • _ No me ha llegado la regla.El llanto sobre pasó las palabras. Berta intentó superar el momento con frases de cariño, manifestando sólo en su frente y en los ojos la aflicción compartida.
  • _ Ya hija, no llores, todo tiene solución en el inexorable circulo de la vida.
  • Una semana después anita se levantó aparentando naturalidad, Berta le entregó la muestra de orina.Con la vista fija en el tubo de vidrio dijo:
  • _Debe permanecer clarito como el agua, si cambia a color azul, es que hay embarazo.
  • Para anita, La emoción de sentir hecha realidad su llegada a la universidad, parecía un sueño, no podía creer que su vida de futura profesional fuera a realizarse en Valparaíso en la universidad Federico Santa Maria que parece un castillo del medioevo, trasportado desde alguna ciudad del viejo continente.
  • Un mudo atolondramiento siguió el periplo del líquido a un color azul. Luego ambas comenzaron a llorar.
  • _Vamos hija, no te preocupes antes de tiempo, conozco a un médico joven que resolverá tu problema, pero antes conversa en armonía, hasta llegar a un acuerdo con el padre.
  • _El dilema es que no sé quien es el padre tía Berta, todo sucedió en forma apresurada_ Le narró, con el golfo aislado de su pena.
  • _ Aquél día que acudimos con Lía a la discoteca, conocí a tres muchachos que me invitaron a bailar, machacaron al mismo tiempo. Y me ofrecieron un trago, que fue mi perdición y el descalabro de mi vida.
  • Meses más tarde moribunda, en un hospital, recordaba calina en un guijarro, esa tarde de Abril, matices de fuego, el sol, pincelaba sus caprichosos destellos de color mandarina, cuando se bajó del bus que la traía de la ciudad nortina de la eterna primavera.
  • Era su primer día en su carrera, de Ingeniería Informática. No hubo redención posible que la hiciera volver atrás. Optó por deshacerse del bultito.



Pintura: El circulo de la vida de Olimpo(argentino)

1 comentario:

Dani Moscugat dijo...

Estremecedor texto, cercano a la propia vida real. Conozco una historia muy parecida aquí, una vieja amiga que pasó por lo mismo.
Saludos moscugaéticos.