29 ene. 2009

RESCATO



Llena de dulce encanto y de paz,
rescato a mi memoria del abismo,
de sentimientos juzgados.

Con el transitar de las auroras,
no me arranco las primeras canas
ni ansío la juventud eterna.

Pues, la naturaleza sabía y redentora,
se encarga de ir debilitando el paso,
indetenible e irreversible del tiempo.

Cuando las sonrisas son alegres,
de leyendas que palpitan...
en clamores  plañidos.

De dulce encanto, llena de paz,
ya no le temo a la proximidad
de mis últimos crepúsculos.






Foto: de soni (acantilados de Antofagasta)

4 comentarios:

Dante dijo...

Reflexivos y esperanzados versos esta vez, corazón. Me gusta leerte así. Dejo un beso.

http://GREGOTD.blogspot.com dijo...

Este poema es una reflexión muy sabia; tan sabia como la naturaleza.

Un beso amiga.

Sonia Antonella dijo...

Dante,dotore!!!

Gracias!

besitos, Sonia

Sonia Antonella dijo...

Gregorio,amigo mìo!

Muchas gracias...uhmmmmmm una reflexiòn.


besitos
Sonia