20 may. 2007

DISYUNTIVAS


  • Los días que llegan nos sientan de cabeza;
  • tomamos el té de las horas rezagadas,
  • mirando para el otro lado, abriéndose
  • las manos suaves; entre el viento y el sol:
  • no seremos cenizas sutil ni suspiro.
  • No tendremos perdida la huella ni el camino.
  • ¿Para qué el cuerpo si la selva es silencio?
  • ¿Para que los meses sin una clepsidra,
  • midiendo el tiempo rebalsado de premuras?
  • No creemos en nada, se nos tapa la boca
  • de oxigeno disipado que nos ata a una casa,
  • esperando; el paso de los días, su textura.
  • Lujuria que cantamos, el pan que nos satisface
  • y olvidamos de tomar el té que nos lleva al sol.


No hay comentarios: