23 abr. 2013

IMAGÍNATE


IMAGÍNATE
Imagínate mis deseos en el idioma de los peces sumidos en un código secreto sepultado en jeroglíficos de arena. De cálidos sueños y de fantasías.
Cierra tus ojos, e imagíname completamente mojada. Soy una hechicera nereida que ha decidido cumplir tus más ardorosos deseos. 
Imagínate mis cabellos cobrizos de algas, adornados de ramas de corales y caracolas y mi piel de seda de tono bronceado, del todo desnuda, recorriendo tu pecho de plantas acuáticas. Donde cada caricia se improvisa, al son de las aspiraciones de tu sonrisa
Imagínate mi lengua que se desliza suavemente, primero por tus orejas, para luego recorrer apasionadamente toda tu piel, y a mi boca triturando tus labios que piden más…más… 
Imagínate mis caderas, enarboladas, sinuosas, como los mares embravecidos, que son magia bajo el tacto de tus manos que reclaman a tu velero, recorriendo mis aguas enigmáticas de bronce.
Siente el grito frágil de cuarzo azul que nace como si fuese del inframundo devorando mis entrañas. 
Imagínate que tomas mis manos y que eres mi argonauta y que gobernamos juntos todos los mares, en una leyenda que

Imagínate mis deseos en el idioma de los peces sumidos en un código secreto sepultado en jeroglíficos de arena. De cálidos sueños y de fantasías.
Cierra tus ojos, e imagíname completamente mojada. Soy una hechicera nereida que ha decidido cumplir tus más ardorosos deseos. 
Imagínate mis cabellos cobrizos de algas, adornados de ramas de corales y caracolas y mi piel de seda de tono bronceado, del todo desnuda, recorriendo tu pecho de plantas acuáticas. Donde cada caricia se improvisa, al son de las aspiraciones de tu sonrisa.
Imagínate mi lengua que se desliza suavemente, primero por tus orejas, para luego recorrer apasionadamente toda tu piel, y a mi boca triturando tus labios que piden más…más… 
Imagínate mis caderas, enarboladas, sinuosas, como los mares embravecidos, que son magia bajo el tacto de tus manos que reclaman a tu velero, recorriendo mis aguas enigmáticas de bronce.
Siente el grito frágil de cuarzo azul que nace como si fuese del inframundo devorando mis entrañas. 
Imagínate que tomas mis manos y que eres mi argonauta y que gobernamos juntos todos los mares, en una leyenda que no acaba.

6 comentarios:

Auroratris dijo...

Que te puedo decir, que me encantó cuando lo leí en la Alcoba, y ahora me sigue encantando más.
Precioso, Soni.

Sonia Antonella dijo...

Mil gracias por tu comentario,Auroratris,eres muy amable.Y sí,fue muy divertido participar en La alcoba. jejeje


besitos
soni

Luis García Romero dijo...

Vuelvo a deleitarme con esta obra erótica y espectacular.
besos, Sonia

Sonia Antonella dijo...

Mil gracias Luis García Romero,por tu comentario.

besitos
soni


esteban lob dijo...

Hola Sonia:


Vine a dar una vuelta por tu blog, después de mucho tiempo

Me gustó la leyenda que no acaba.

Un beso.

Sonia Antonella dijo...

esteban lob:

Mil gracias amigo,por tu comentario.

besitos
soni