31 jul. 2012

MECROMINA







¡Nunca más!
Volar sin certezas
en lo que fue.

Tragando lágrimas,
apretando los puños.
Sobre un cielo rojo
_ensangrentado-

Cuando las heridas
ya se han secado
con el aire y el tiempo
"que todo lo cura"

Yo quiero ir más allá
hacia donde el sol
se derrama
Y su oro revienta,
en mil esquirlas.

Desparramándose
en las pupilas del alma
y en mi cuerpo.

6 comentarios:

MAITE N. dijo...

Sin palabras... una preciosidad.
El tiempo todo lo cura, eso dicen... yo no estoy tan segura, en todo caso mitiga el dolor.
Besos reina mía.

Auroratris dijo...

Qué cierto es que el tiempo todo lo cura. Este poema nos anima a seguir aunque hayamos caido. Me ha encantado, Sonia!!.
Un besote

Luis García dijo...

Este poema es medicina también, como el tiempo.
Besos, Sonia

Unknown dijo...

El tiempo trae olvido y el oro del sol ,desparramándose, nuevas ansias de vida.
Mi saludo afectuoso.
Nelson.

leviathan23air dijo...

Me recuerda a la dulce Escarlata cuando despertó del sueño en el que había vivido y grito, más bien sentenció: ¡Nunca más! Un canto a la valentía, al coraje... "Palante", titiras y mercromina.

Nelson Barreiro dijo...

Las esquirlas de oro cubrirán tu ser para llevarte a la inmortalidad, utopía de todo poeta.