10 nov. 2009

MANOLO Y EL MAR


Su camastro era de césped mojado
y su techo era de viento y estrellas
titilaban refulgentes y bellas
era libre, se le había antojado.

Transeúntes le miraban pasmados.
Cartón vacío de vino barato
su única compañía en ese rato
calmaba los fríos acostumbrados.

Perenne hería la brisa marina
su piel y sus huesos abandonados
agarrota cuanto puede su llanto.

Enfermo, con sus ojos de murrina
las lágrimas empapan sus costados
Y la mar continúa con su canto.
Fotografía de :Soni

7 comentarios:

Manuel Montesinos dijo...

Al leerlo tengo casi la convicción de que es alguien a quien conoces.
Un beso, Sonia.

Sonia Antonella dijo...

Manuel Montesinos:

Gracias querido, por tu comentario...efectivamente ,es alguien a quien conocí,en uno de mis paseítos diarios por la costanera de mi ciudad.De pronto me detuve y me senté en un banco y ahí estaba, casí a mi lado,acostado en el césped mojado,ardiendo en fiebre...y...



besitos
soni

Anhermart dijo...

Todo tiene un precio, incluida la libertad. "Era libre, se le había antojado".
Bonita metáfora ir a terminar junto al mar: "Las vidas son como los ríos que mueren al desembocar en el mar"
Saludos

Sonia Antonella dijo...

Anhermart:

Gracias, por acercarte...a veces,tenemos la historia,al alcance de nuestras manos.



besitos
soni

Mª Ángeles dijo...

Simplemente paseando y fijándonos en lo que nos rodea adquirimos la inspiración necesaria para componer un poema o regalar un texto a alguna persona que vemos.
Precioso poema
Besitos

Sonia Antonella dijo...

Mª Ángeles:

Asi es...la poesía se respira y sin querer nace un poema.

Gracias por estar acá.


besitos
soni

Chajaira dijo...

Tal vez libertad sea no tener, pero si había tristeza en su ojos para ahogar en el mar, algo le faltaba a su alma.

Un coridal saludo.