26 feb. 2009

BUFÓN


Suerte con el bufón
que se ha quedado,
en la inmensidad del cosmos
como un hado triste.

Los soflamas expiraron
como sus diáfanas
y voladoras sonrisas,
ante la lisiada incuria.

Se ha excluido ¡Por fin!
Se piró del ombligo sin matriz,
donde soso se albergaba
con un rictus en la boca.

Tal vez, pienso yo,
las ha cubierto. Disfrazándolas.
Como a sus ilusiones restadas.

9 comentarios:

Manuel Montesinos dijo...

Precioso. La vida intensa y de mil caras del bufón, jamás debe ser cuestionada.
Ha sido un placer.

Sonia Antonella dijo...

Manuel:
Gracias por el comentario,sólo el bufón sabe de la pena que le atormenta,sim embargo se sube a la palestra...para seguir amenizando el espectaculo...Qué seria de las estrellas sin él?


besitos llenos de luz.
Sonia

Manel Aljama dijo...

"Como a sus ilusiones restadas".
Te has lucido en este texto del payaso triste por dentro. Bellas imágenes, cuidado vocabulario y un discurso que baja de estrofa en estrofa hasta la conclusión.

Monelle/Carmen dijo...

He visto un texto triste, melancólico, el bufón, el payaso, tiene que actuar, hacer reír pese a todo.
Besitos.
Carmen

Mª Ángeles dijo...

Está triste el bufón, aunque nos gusta verlo reir. Será por el carnaval que se ha disfrazado o será que realmente tiene algo que le atormenta?
Sin embargo, como muy bien dics está ahí, amenizando la función.
Precioso poema.
Saludos

Dante dijo...

Asi es la vida del bufón. Y pobre de quienes se alimentan de su alegría, cuando lo ahoga la tristeza. Siempre es un placer leerte, corazón.

Sonia Antonella dijo...

Manel Aljama,Monelle, Mª Ángeles,Dante.

Muchas gracias, por sus comentarios.Este bufón,es muy especial para mí...porque me llamaron así...y logré ponerme en su pellejo,pero con la cara limpia.
Y pude reflexionar.

Y me he enaltecido,valorándome.


besitos
Sonia

http://GREGOTD.blogspot.com dijo...

Qué bellas imágenes las de este poema. Debe ser muy difícil hacer reír sintiéndose triste. Pero mucho más triste debe ser que se nos llame bufón en sentido peyorativo. Pero mucho más importante aún, conocerse a sí mismo, saberse valorar, y saber, que quien nos lo llamó, no llega ni a eso.

Te dejo un beso.

Sonia Antonella dijo...

Gregorio:
Exactamente tú lo has dicho,he estado leyendo a esa persona...y la verdad es que es una pobre diabla,busca y hace conjeturas con lo que lee y escribe sus historias...que por cierto,que no tienen abasolutamente nada de la realidad.Me da penita.
Gracias!


besitos
soni