17 feb. 2008

ÁNIMAS

Sedientas,
caminan las ánimas
oleaginosas, esquivas
solas y descontroladas.

Sedientas,
con la lengua áspera
en el polvo que vuela,
como una pluma diluida.

Sedientas,
buscan a sus muertos
que son como siembras,
con raíces de sicomoros.

Sedientas,
hocican la cerveza oscura
que vas bebiendo cada mañana,
mientras cavan los cielos
su despertar de tumbas.

2 comentarios:

DIÓGENES dijo...

Buenas tardes,

No sé si se me permite entrar... para sólo decir que me gustó lo leído.

Un saludo.

Marcial dijo...

Ánimas, animadamente sedientas de sed antigua, de sed mohosa, del hierro dilatado en las entrañas, que cubren fosas de vientos añejos...
Excelente poema...me gustó...felicitaciones...

Un abrazo...
Marcial