24 jul. 2007

CREPITÁNDOME

Crepitándome en la piel y los adentros,

como árbol tepú en llamas, queman tus besos,

voz ,latidos, anhelos,deseos.

Y todo mi cuerpo se prepara, amado

como un ávido y sediento tamarugo.

Entregándose, empalagoso y mimoso,

como la esterilizada lluvia a la tierra;

cuando jubilosas suben tus manos,

hasta el trapecio donde giran los miembros.

1 comentario:

RosaMaría dijo...

Qué hermosos y apasionados versos, me encantó.