15 abr. 2011

CREO EN TI



Creo en ti,
y en tu amor dogmático
que me defiende encarnizado
cual coraza en mis tormentas.

Creo en ti,
y en tus bizarras palabras
que me dan una fuerza inesperada
y crecen jubilosas en el corazón
llenándolo de luces y maravillas.

Creo en ti,
y en tus silencios que no acalla el llanto
si no que permite que lo escuchemos
en lo profundo de nuestras almas.

Creo en ti,
como en el aire que viene de calles
caminadas: sin apuro,
aire de veranos con oleajes tibios
en el cauce celeste de la sangre.

Creo en ti,
como en tus manos, cuando enciendes
fuego de mi piel callada; en noches serenas,
con pasión se consume y no da pena.

Creo en ti,
como creo en la poesía
de los crepúsculo bañados en oro,
y en los amaneceres diáfanos
donde abrazados fenecemos juntos.