12 may. 2010

ENTELEQUIA


Entelequia de un cuerpo mutilado,

desnudo de verdad, transigido asimismo.

Otra vez huérfano en la puerta,

entreabierta como el incierto futuro,

sosteniendo las auroras una y otra vez,

colgando las ilusiones en el dintel

de mi ventana,para enjugarlas con el sol.

En las pupilas anegadas de hircismo

y en el crepúsculo de ocultas celosías

puntuales como manecillas de relojes,

bordando de flores mustias los minutos,

para beber la inevitable cicuta de la nada.

¡Como la quintaesencia de un Big Bang!