30 may. 2008

SIN EMBARGO

  • En las tinieblas del fondo marino, el sigilo
  • y la irradiación flamígera suicida,
  • jeroglíficos sin sentidos
  • cuando los azules se vuelven desteñidos
  • y tu voz es un recuerdo esquivo
  • encrespándose, en crápulas de ortigas.
  • Sin embargo...
  • Fiesta y domingo, eres en mi pensamiento,
  • también en los rosetones del cielo
  • y me siento asoleada, amor mío
  • ensanchada, de viento y de veleros,
  • juguetona entre tus ropajes,
  • del ir y devenir como las auroras...
  • ¡Como oleaje...!
  • Como si fuese un dulce bufido,ave amorosa
  • inaugurando, vuelos y cantos nuevos.

28 may. 2008

SOMBRAS


  • Las sombras, hablan sin tocarse nunca
  • ni siquiera a las órdenes de los esbirros
  • se esconden detrás de las ventanas,
  • o en los bosques de las pasionarias.
  • Las sombras, caminan silenciosas
  • una al lado de la otra, bajo el calcinante sol
  • en dudosas mañanas de cantos afilados,
  • con las manos en los bolsillos del alma.
  • Ellas se pierden irremediablemente
  • al hundirse el sol, en el gran piélago azul;
  • cuando enmudecen las gaviotas.
  • Para reaparecer, con la luz de las farolas.

27 may. 2008

SEGUIR CAMINANDO


  • Hay que seguir caminando...
  • por esta playa de la vida,
  • por las arenas calcinadas de sol,
  • quemándonos sin piedad los pies.

  • Todo es pasar,pasar caminando
  • por este paisaje maravilloso,
  • al llenar de pensamientos,
  • las palabras izadas por el viento.
  • Y aunque mueran los ocasos,
  • y las gaviotas luchen por subsistir,
  • que no se apague en nosotros
  • el inmenso deseo de vivir.
  • Hay que seguir caminando...
  • en medio de los cangrejos
  • que van pasando,sin desfallecer.

22 may. 2008

NOCTURNO

Hace frío, es verano o tal vez es otoño, pero no es primavera. Los años dolidos han crecido en mi fueguina y corta cabellera, las noches se han metido una a una, hebra por hebra, en miles de rayitos de luna.

Miles de paciencias cuelgan balanceándose desde mi frente tapándome mis ojos de búho.

Y de repente...ella; huye como ciempiés rompiendo cadenas, buscando poderes mágicos para trazar nuevos caminos. Forzando viítas en el desierto.

A veces siento las ausencias que, como litografías impresas pasan por mi memoria, son como las puertas cerradas de una casa que no conozco ni trataré de conocer, de este puerto con tantas puertas sin caras; como las de un submarino que observo que se hunde y vuelve aparecer en el piélago azul, serena, desde mi ventana.

Que es la misma carencia de bailes sobre mi cara. La privación misma de la palabra risa que terminó hace mucho abjurando ,el tango nocturno aquel que se largó con un sueño debajo de mis brazos.

Me siento triste y cansada, "como una Caperucita después de interpretar hasta la repleción su personaje en esa historia infantil que llevaba su nombre."

Las luces de la cuidad se van apagando para darle cabida al embrujo de un nuevo día. Y me pregunto en un idioma muy ajeno al vernáculo:
¿Dónde están pavesas de lentejuelas cantarinas que alumbraban mis caminos?

Hace frío, es verano o tal vez es otoño, pero no es primavera. Y me almorzó la noche; se ha cansado de masticar silencios, y enfrento al miedo caminando con el.

Sé que puedo volver a ser la de siempre y desarraigar estos pensamientos a la orilla de la vida; de un manotón, con mi sangre nueva y reciclada, con mi alma y mi corazón, y mis fugitivas lágrimas pintadas, retiro de mi mente los estratos de estos pensamientos.

DESPEDIDA


  • En la camisa amarga de tu existencia,
    en los grilletes oxidados del tiempo,
    de este lecho de alcatraces y gaviotas
    y en cada espiga trágica de peces…
    Aprendí,a amarte marinero.

    Y nos perdimos sin remedio, tú y yo
    en una algarabía cálida de caricias
    donde fuimos mar embravecido,
    en los fiordos de oleadas frías.

    Ahora este amor se va sin retornar
    como si fuese un bucle de viento
    en una dolorosa canción de espuma,
    mientras el cielo se cubre de pena.

    Y en un epitafio amoroso en mi rompiente,
    en el mascarón de mi proa naufragada
    se resquebraja mi mudez para despedirte,
    con un canon entonado por frágiles estrellas.



14 may. 2008

TORTURAS

Con tus goznes de dudas me torturas
Esparciendo mi purpúrea sangre
Con tus ideas macilentas.
Y mis labios pierden el aliento
como la piel sin piel ni pensamientos.

¡No hay canciones de amor, ni campanadas!

Espantándome, que busques afanosamente
el abrigo de mis sostenes
que son colmenas llenas de frío
Esperando que salte un pececito de plata.


DUELE

  • Duele en las entrañas,
    como se van tus palabras vanas
    esas que me inventé
    apañándolas en mi ser.

    Y siento un cactus en mis venas
    penetrando con alevosía
    por la piel, por los ojos
    clavando, la mente y el corazón.

    Duele en las entrañas,
    decirte todo lo que te digo
    y me avergüenzo al desnudar,
    en este axial sentimiento
    a mi peregrina alma.

5 may. 2008

INSENSATA

  • Cada día al despertar,
  • después de mis viajes diarios
  • entre arreboles multicolores...
  • sólo por el milagro de existir
  • se va deshojando mi vida.
  • Y con mi vientre prohibido
  • pienso... en... ¡Qué sé yo!
  • Y se me olvida la lógica,
  • y con un beso como un sol
  • de fuego ,delirante, te escribo.
  • Fotografía de: Soni...(margarita del fin del mundo)

A TI VICTOR

No podía dejar de mirarlo y admirar su belleza inquebrantable.
El cabello marchito y chamuscado caía sobre su frente como queriendo tapar esos ojos claros, hoy cerrados para siempre en el sueño eterno.
¿Dónde, en qué lugar estás, alado pasajero, voz, ángel de todos los sueños? ¿Dónde, dónde tu tierno amor, el ansia que desgrana su inquietante semilla, y recorre enormes latitudes como un rayo incansable, como un cometa errante en la noche del tiempo?
Mueren los hombres, pero no muere su obra. Te recuerdo buen hermano, buen padre, con tu sonrisa ancha, mientras enseñabas los números, en pupitres humildes, en la muerte diaria, afirmada en el pilar del mundo junto a la madre de todas las noches.
Sé que ya no podré esperarte, te has ido, emigraste hacia donde mueren los pajaritos, en silencio. Se te diluyó endulzándote, la sangre.
¿Cuándo trataste de fugarte de esa tristeza intrínseca, que no recuerdo bien cuándo se apoderó de ti?
Ya no excavaré en los cielos, graznando, como una gaviota herida, buscándote en el abismo infinito del gran azul (agua verdina de tus ojos), cuando tus lágrimas se deslizaban en mis hombros como diamantes diluidos en mil pequeñas estrellas.
Nos quedamos a la vera del viento, mientras el mar océano se agita, carcomiendo las arenas rubias, de sus orillas.
¡Y ese morir de pronto consumido en la hoguera entre lapidas que ocultan los últimos sollozos de la tarde!
¡Adiós! ¡Nos vemos allá! En las mansiones del cielo.

TU ÚLTIMO VIAJE.

Te fuiste por la noche con el viento
acompañado de hojas amarillas,
repique de aburridas campanillas,
despojado de voz y entendimiento.

Y la familia unida en sentimiento
afligidos, con húmedas mejillas,
vedando si las hubo, las rencillas,
hicieron reunión en tal momento.

Cuando emergió la nueva madrugada,
comenzaste tu viaje más siniestro,
y nos dejaste el corazón herido.

Al comenzar la difusa alborada,
ya sólo eres, metafísico espectro,
que nunca se perderá en el olvido.



Fotografía...de Soni (luna llena)