28 jul. 2008

EN EL ESPEJO

Me siento frente al espejo y miro
mi rostro de hoy. Pero desde el corazón
del azogue, avanzan mis otros rostros
y lo ocultan, hasta desvanecerlo.

¿Son los espejos los que se quedan para
siempre con la juventud perdida?
¿Son los espejos los ladrones de la piel
de durazno, y los ojos de diamantes?

Dentro del espejo, mis sueños guardados,
mis ansias mordidas de adolescente.
Estiro las manos para recogerlos,
mas, una puerta de hielo las detiene….

Muestras, espejo, mi vestido sin curvas.
Cuando la vida creció en mis entrañas
mi corazón desbordaba felicidad.

También veo allí, dentro del espejo,
el encuentro del desierto y el sol,
el encuentro del llanto y las espinas,
y el encuentro del amor compartido:
Borrascas y paz abrasando mi vida.

Hay quienes miran y buscan lo que viene.
a mi me gusta mirar lo que se aleja,
grabarlo en mi memoria y revivirlo...

¡Oh, adolescente!, ¿por qué escapaste
espejo adentro?. ¿Por qué no dejaste,
incorrupto, para siempre, mi cuerpo…?

Sé que estás ahí. A veces te veo
joven, grácil. Cuando miro el espejo
pasas como un reflejo de sol y me
embelleces, me engañas un instante
y vuelvo a ser la niña del espejo.

Doy un paso adelante, te evaporas
no quieres contaminarte con mis gestos
de ahora.

Cuando ningún espejo me refleje
será, entonces, la muerte.

2 comentarios:

Monelle dijo...

Sonia, sigue buscando, la magia de los espejos guarda todas aquellas cosas que buscamos, que anhelamos, que atesoraron en el momento de ser capatadas, pero esa misma magia es la que se nutre del tiempo que no perdona y que sigue su curso. Mejor quizás, mira hacia adentro y busca en el espejo de tu alma, que esa nunca cambia.
Besos y felicidades por tan hermoso poema.

Carmen

Manel Aljama dijo...

Coincido plenamente con Monelle. El espejo es volátil, tu alma y la evocación del recuerdo no.
Pero añado, que es un poema precioso en el que introduces una temática que te da para desarrollarla más extensamente en un conjunto de poemas. Más allá de este que puede ser un buen punto de partida.

Me quedo con estos versos:

- "Pero desde el corazón del azogue, avanzan mis otros rostros
- "¿Son los espejos los que se quedan para siempre con la juventud perdida?"