26 oct. 2007

LEJOS DE TI

  • Soy un conjunto lúgubre,
    angustia furtiva
    y tu lejanía, ¡me duele tanto!
    que me pesan las alas.
  • Lejos de ti
    la sangre de mi lengua,
    se vuelve agua cristalizada,
    que se revuelca por caminos
    gastados, de un río vacío.

    Lejos de ti, lejos de ti, lejos de ti…
    se descuelgan las gaviotas
    en el cielo de mi infortunio...

BRAVATA

  • El cielo se rompe en música
    cuando tu voz bravata me llama;
    aquella que se quedó a la vera,
    danzando con las hojas del viento.
  • Y el mar se agita y las ruinas
    alzan sus despojos, frente a nosotros.
  • Suaves melodías entre laúdes,
    ocultan los últimos sollozos
    y descubro, que mis lámparas
    se han quedado entre los vidrios.
  • Cuando la sangre diluida se me queda,
    congelada a flor de piel y te sonrío.
  • Pintura:Voces de Henry Rodríguez

23 oct. 2007

RENACER

  • Apenas había llegado Rossana a su casita de verano, corrió hacia la ventana, para quedar sumida en profunda meditación. Atrás habían quedado las transfusiones,la clínica y esas odiosas agujas que detestaba tanto.
  • Arreboles multicolores ya se adivinaban en el cielo, perseidas luminosas mostraban la majestuosidad del mar.
  • Apoyándose en los codos miraba con nostalgia el océano. Un manto azul transparente de silencio la rodeaba en esos momentos, el viento y la brisa marina hacían mariposas en su pelo, el tiempo se detenía en un éxtasis de encanto y sólo el piélago parecía digno de su espíritu.
  • A la mañana siguiente toalla en mano, bajó a la playa, se tendió en la tibia arena, Rossana en realidad no dormitaba, sino que estaba abstraída en ese sopor indefinible que causan las olas y el olor del mar. En completo desorden los recuerdos inevitables comenzaron a desfilar y, con ellos, las culpas archivadas en su memoria.
  • Un impuso incontenible la levantó.
  • A pleno sol, vestida de espuma blanca, sonriendo con las gaviotas, acechaba, el peligro.
  • De pronto, los veraneantes que se encontraban alrededor se agolpaban en la orilla del mar, gritos iban y venían… un chamo intrépido se estaba ahogando. Sobresaliendo un grito desgarrador.
  • Rossana dio la vuelta, tirándose al agua, sin calcular lo que hacía, nadó, braceó, forcejeó desmesuradamente para aproximarse al muchacho, trémulo de horror al sentir que no podía mantenerse a flote.
  • “Quietito, calmadito” le susurraba ella para no alarmarlo; era un verdadero suplicio mantenerse a flote.
  • “¿Quieres morir? Dime, eso ¿quieres? “Le gritaba Rosana con convicción.
  • “Te sacaré “le musitaba para mantenerlo en calma. El muchacho preso de miedo le miraba sin verla.
  • “! Mírame ¡…! mírame ¡ ! carajo¡”, le gritó Rossana desesperada.
  • “Mira mis brazos, ¡duelen! Los brazos de Rossana estaban amoratados, las huellas de las agujas se podían ver. El muchacho se tranquilizó y ella pudo al fin rodearlo del dorso para nadar con él hacia la orilla.
  • “Nos vamos a morir” preguntaba el muchacho aterrado, tragando agua .“No , tenemos mucha vida por delante, no tengas miedo” amorosamente le decía ella.
  • Los recuerdos, la culpa, esa enfermedad efímera del cuerpo y del alma, pueden curarse.
  • El perdón llega. Y, entonces, las ventajas cambian. “En vez de querer ser la mejor.Voy a ser única, diferente y capaz de ser querida sin que cueste tanto." Se repetía Rossana después de aquél episodio.
  • Diego, así se llama el chamo, no deja de apachurrarla en cuanto la ve.

10 oct. 2007

HAIKU I




CÓSMICOS

Cosmos in Picasso’s Texts, 1936-1940



Hasta ser verso en tu boca,
y metáforas de soles blancos
dejaré, mis pupilas hinchadas
de lo nuestro.

Recorrerán por mis venas,
cada una de tus jubilosas
y amadas fronteras.

Y tu ardiente continente,
me lo reservaré en el cielo,
como mis ignotos deseos.
Cuando seamos...tú y yo

¡Cósmicos territorios…!
Abrazados en la eternidad
de este universo.







2 oct. 2007

CARENCIAS

En este universo inventado

donde hiende el silencio;

caminan ignotos los dolores,

atándose a las almas desahuciadas.

Y nos cegamos,

desde la altura de la soberbia,

y ocultamos al árbol;

símbolo de lo fraterno,

de lo digno,que se alza en vuelo.

Entonces, las azules carencias

se abrazan en la distancia.

Iluminando calles sin veredas

y mendacidades sin mañana.

La imagen reproduce la obra "Evasión IV" de la serie Azules y Rojos de Pérez Savall ©