30 may. 2007

NIÑOS CON EL TORSO DESNUDO

  • En realidad la Comuna de Mejillones se caracteriza por tener un clima privilegiado: apenas se nota el invierno. Por eso era tan común en la calle C, durante el verano, ver a niños con el torso desnudo y a pie pelado.
  • La claridad de mi mar amado y el sol no nos impedía que anduviéramos así casi la mayoría de los días,me encantaba andar en chores y sandalias. A veces con Nancy, mi hermana, un año menor y mis amiguitas, Virginia, Mary, Sálome y la Miriam Pool , hija del gringo, nos pasamos tardes enteras recogiendo conchitas a orillas del mar que la resaca dejaba, y a escondida nos fumábamos los cigarrillos "nevadas" que furtivamente le sacábamos a mi abuela.
  • Así, reprimíamos nuestras ansias candentes de enfrentarnos al cotidiano desafío hostil de vivir en aquél pueblo.
  • Un día nos fuimos de paseo, nadie se avistaba en la playa, caminamos kilómetros y kilómetros por las blancas arenas solitarias, junto al océano azul, asoleado, hinchado de viento y de veleros. El sol lamía y se descargaba con alevosía en nuestras pieles, cuando caminábamos sentíamos cómo nos quemaba la planta de los pies y nuestros torsos parecían humear con tanto calor.
  • Ese día ninguna de nosotras, llevaba traje de baño y decidimos lanzarnos al mar con ropa; jugamos y chapoteamos en el agua como si fuésemos nereidas Hijas de Nereo y Doris y nos imaginábamos rescatar a un naufrago argonauta. Se nos arrancaban convulsivas carcajadas como risas recién nacidas.
  • Ays! es maravilloso, con la brisa marina envolviéndome el rostro evocar estos recuerdos de juventud, con sabor a naranja pulida.
  • Luego, nos estiramos en la arena calentita, desnudas. Tenía que secarse la ropa. Acolchadas y esponjosas nubes de ilusión pintaban el cielo.Los rayos de sol exacerbados nos adormecieron hasta el amodorramiento y nos quedamos dormidas.
  • El resultado final fue que al llegar a casa parecíamos jaibas lozanamente cocidas, coloradas hasta el último dedo del pie. Grandes ampollas se veían en nuestros tegumentos enrojecidos.
  • Eran otros tiempos, pues usar bloqueador era una bagatela y tuvimos que aceptar de parte de nuestros padres una ófrica sanción. Y aceptar sin quejido alguno de ir a la mañana siguiente a casa del señor que criaba burros. Para tomar la leche de la burra que acababa de parir. ¡Guacala !



Foto de las extensas playas de Mejillones

29 may. 2007

DÉJAME SER

Déjame ser parte de tus deseos
quiero que seas la gota de sudor
que recorre mis montes de ambrosía
tómame. Entra en mi.

Poséeme en alma y cuerpo
deléitate
déjame ser la sed de tus labios
calmar tu aliento
Saborea mis besos.
quiero beber el sabor de tu boca…

En tu hálito febril
seré un iceberg para tu hervor
Serás el oasis de mi desierto.

Déjame ser parte de tu mundo...
Quiero que realices mis más lascivas
Y confusas ansiedades.

27 may. 2007

ANOCHECE EN ESTA PLAYA

  • Anochece en esta playa
  • y se hace naufraga mi voz,
  • se la lleva la rosa de los vientos.
  • Anochece en esta playa
  • y recorro por arenas doradas
  • aún tibias, descalza,
  • las orillas en este mar de penas.
  • Anochece... ...y soy el agua.

  • (Anochecer en Mejillones)

26 may. 2007

EL LOCO

Estaba sentada frente al PC, escuchaba música y revisaba algunos trabajos. De pronto comencé a sentir la brisa del mar en mi espalda; las cortinas de gasa blanca volaban como gaviotas sobre los muebles. Me levanté de la silla y fui a cerrar las ventanas. Anochecía. Una inmensa luna se reflejaba en el mar.
Repentinamente sonó el timbre de la puerta, y sin precaución alguna la abrí. ¡Ups! Casi morí de susto: era el loco, un esquizofrénico pordiosero que deambula sin orientación por la ciudad. Siempre viene a casa, pero yo no lo atiendo: me da miedo.
“Tengo hambre”, me dice… “Te prepararé un bocadillo”, le respondo y, me dirijo a la cocina sin percatarme de que dejo la puerta abierta.
Al regresar, otro sobresalto: él estaba adentro de la casa, sentado en un sillón del living. ¡Estaba sola en casa! Con un esfuerzo de concentración, mantuve la calma. Le serví el té y el pan con queso y le ofrecí un cigarrillo.
“¿Sabe, señora? me dicen el loco porque siempre ando sucio, desmarañado, y hago cosas que no son normales, pero nadie sabe mi pena”, comenzó a relatarme.
“Fui un renombrado gerente en la mina de Chuquicamata, viajaba mucho alrededor del mundo; hablo tres idiomas, inglés, italiano y japonés…”
En parte, me constaba, pues a veces lo había escuchado conversando en tano con mi esposo.
“En unos de mis viajes conocí a una grácil mujer, nos enamoramos y nos casamos. Nuestra luna de miel sería navegando más allá del infinito; cogí mi velero y zarpamos mar adentro, las velas se dejaban llevar por el hálito suave de barlovento, todo era hermoso como el legendario azul del cielo".
“Súbitamente los vientos derroteros nos empujaron rumbo a las crestas rocosas que abrían sus carnes al sol, para recibir las ariscas caricias de las aguas perdidas, con un avivado y fuerte oleaje. Naufragamos. Ella se perdió en la inmensidad del mar. Mis lágrimas exacerbadas vaciaron la noche de luz, bajo un manto de luna, justo antes de que mi vida volviera a ser la de siempre.”
El loco tenía los labios menguados, íntimamente rotos por la delicadeza del dolor. Apuró su bocadillo y encendió el cigarrillo con sus ojos desorbitados, que luego sumergió dentro de la taza de té: buscaba afanosamente a su amada. Se paró y se fue. Nunca se me había oprimido tanto el corazón en toda mi vida.
  • Pintura. El pordiosero de Alexis Quiñones Parra(Chileno)

24 may. 2007

LISONJAS REVIVIDAS

  • Navegará en la luz de mis caricias
  • tu soledad, que naufraga adormecida
  • en el rocío de los parques y la luna,
  • perfumando los caminos de la rosa.
  • Esta tarde, cariño, tus amados ojos,
  • rara fraternidad de desnudo museo,
  • que están en todas partes, en el lecho,
  • me confiaron sonrientes tus anhelos.
  • En la suave pendiente de la lluvia
  • se rasgó poco a poco el sayal, laxo,
  • aniquilando tu ternura arrebatada.
  • Y en el sueño que sale de las venas
  • me perdí apasionada, en el laberinto
  • impetuoso de tus lisonjas revividas.

PUENTES

  • Fui un puente
  • sobre el río del ansia
  • donde se aglutinan;
  • _Desesperadas_
  • las letras, pugnando
  • por salir airadas.
  • Soy un puente
  • mis huesos barandas,
  • donde letrados, observan...
  • el curso del agua.
  • Detrás de las mascaras.

21 may. 2007

TRENES DESVENCIJADOS




La noche está silenciosa, se opacaron los ruidos de las máquinas. El griterío de los niños no se escucha. No logro entender por qué todo ha cambiado, así, de repente. Entre la bruma salpicada, las celadoras almas quedaron rondando por esas calles vacías. Aquel andén ha enmudecido.

El tren del día viernes parecía una cuncuna serpenteando por el desierto. Era un paseo semanal para los que viajaban a la ciudad a comprar, a ver el doctor, a tomarse exámenes médicos por algún mal del vientre, o tal vez visitar a un familiar.Teníamos que levantarnos con la claridad del alba.

Por la ventanilla se veía la inmensidad de la pampa, invadida por los postes del telégrafo y teléfono. El traquetear espontáneo de los trenes nos adormecía. La quietud dentro de los coches, se quebraba con el abrir de la puerta de la agente viajera, vendiendo sus productos: "café, café, hallullitas con chancho, al rico turrón con nueces y almendras".

O por las risas de niños jugando por sus pasillos. Era toda una odisea viajar en ellos. También, un agrado, para los viajeros frágiles, que comenzaban ilusionados un romance.

Los trenes de pasajeros, eran bien especial. Los coches de segunda tenían a los costados bancas de madera, como listones, y percheros de inmaculado bronce.

Los de carga eran arrastrados por fatigadas locomotoras negras ,diría, Neruda,que parecían un puntito en medio del desierto, eran a vapor, con carbón chileno.

"Fierro negro que duerme, fierro negro que gime,
Por cada poro un grito de desconsolación
Las cenizas ardidas sobre la tierra triste
Los caldo que el bronce derritió su dolor"

Curiosamente hoy muy pocos saben que el viaje se hacía detrás de las montañas y se demoraba hasta cinco horas: monótonas, para llegar a la ciudad. En la pampa se distribuían los carros, la estación se llamaba Prat y allí se concentraban todos lo convoyes salitreros que debían bajar a los puertos de Mejillones a Antofagasta. La espera nos inmolaba y nos ponía piel de erizo.

"Y el grito se me crispa como un nervio enroscado
O como la cuerda rota de un violín.
Cada maquina tiene una pupila abierta
para mirarme a mi."

La modernidad acabó con todo aquello, como también el traslado del ferrocarril.

Ahora veo como un espejismo, esos trenes desvencijados, chirriando entre el trapecio de los rieles con nostalgia. Quedaron como adornos en la calle principal de Mejillones, soliviantados de sol.

 




 


 

 

 

DESNUDA

Me contemplo develada en tu cama
yaciendo, cariño mío,
bajo la pasión de tu deleite.

Cuando te sofoco
en mis brazos temidos
o cuando a tus mordiscos
abandono mis senos
así, libertina, es cuando me veo
más tímida y más frágil
y mi vida se pierde entre tus sabanas
bajos los cobertores de la emoción ardida.

Entonces te rindes.
me devoras con tus besos
y una obscena caricia
toma mi amor y me desnuda.



Pintura:Venus en el espejo de Velázquez

20 may. 2007

DISYUNTIVAS


  • Los días que llegan nos sientan de cabeza;
  • tomamos el té de las horas rezagadas,
  • mirando para el otro lado, abriéndose
  • las manos suaves; entre el viento y el sol:
  • no seremos cenizas sutil ni suspiro.
  • No tendremos perdida la huella ni el camino.
  • ¿Para qué el cuerpo si la selva es silencio?
  • ¿Para que los meses sin una clepsidra,
  • midiendo el tiempo rebalsado de premuras?
  • No creemos en nada, se nos tapa la boca
  • de oxigeno disipado que nos ata a una casa,
  • esperando; el paso de los días, su textura.
  • Lujuria que cantamos, el pan que nos satisface
  • y olvidamos de tomar el té que nos lleva al sol.


REMENBRANZA DE UNA MUERTE

 La camanchaca de la mañana se desvaneció, el alegre sol de abril iluminaba aquel paisaje que tantas veces había visto, sin llegar jamás a cansarme de su belleza. Al fondo, el piélago azulado caía impetuoso sobre las rocas, como un ave de presa, levantando explosiones de efervescente espuma, con un ronco grito de triunfo. Allí estaban también las aves marinas, con aquellos salmos que más allá del espacio externo, penetraban en mi interior para llevarme hasta mí, un esperpento de recuerdos, hablándome de la vida y del misterio.

El sector del ferrocarril de Mejillones, era un recinto privado y estaba cercado, clausurado por todos lados. Allí vivíamos como una sola familia: los privilegiados del pueblo. Pero aquella empresa llegó a su fin. El ferrocarril se cerró, y todos sus operarios fueron trasladados con todos sus cachivaches hacia Antofagasta.
La corrida de casitas de la calle "C", una junto a otra, de pino oregon, con sus pisos de relucientes maderas , desoladas y vacías, miraban con sus fantasmales ventanas el hermoso paisaje de un mar blando, y de sus estructuras débiles emanaban tantas remembranzas: risas antiguas de niñez, trenes desvencijados, veranos y niños con el torso desnudo, las campanas de la iglesia de calamina, con su torre revestida también en barnizado pino oregon, el paso de los espectadores al único cine del pueblo en sesiones vespertina y de noche.
Se me agolpaban límpidos los recuerdos del pito (silbato), que llamaba a los tiznados a trabajar, y el gringo con su lápiz en la mano para anotar a los que llegaban atrasados; la pequeña campana de la escuelita que se me perdió de vista, dónde estará escondida. Quizá de lo buitres faltos de escrúpulos de siempre, quisieran convertirla en chatarra de bronce.
Los mismos que desmantelaron las salitreras, y ahora lo están haciendo con mi amado campamento del ferrocarril,todo, todo envuelto en el vaho ignoto de la muerte.

Sin embargo, la calle de mis ilusiones moría en ese día azul, dotado de trágica hermosura.

Allende las pupilas, las lágrimas corrían por mis mejillas bronceadas de sol.
Era curioso, pues yo pensaba que la muerte no podía presentarse en días luminosos como aquél. La muerte, para mí, estaba asociada a la oscuridad nauseabunda de un frío hormiguero y no era compatible con un bello día otoñal, en el que las olas cantaban sus himnos a ese cielo azul que las escuchaba, contestándole con el canto de sus gaviotas.





Casitas de Mejillones(Estación de ferrocarriles)

17 may. 2007

UN BESO TUYO

 
Es mi lengua atrapada
sin mesura por tu boca,
estremecida por latigazos
de mil te quiero en el rocío.

Es pasión al alba e ironía,
y tu amor que se me escapa
escondido entre tus días.

Es un camino hacia el alma
en un sendero de esperas,
donde los triunfos y fracasos
muchas veces se mezclan.

Pintura El beso de Gustav Klimt




 
 

16 may. 2007

EVANGELINA

 Pintura :MADRE de André Langer Fernández ( OMAR)Chileno


El amor de toda su vida se fue, durante el verano del 2003, con la resaca y el canto de las gaviotas. Ella lo sabía, se lo habían anunciado. No gesticuló palabras, las resumió todas, hasta agotar el trapecio de sus lágrimas y su fuerza.
Acarreó sus huesos, sin carne, doloridos durante sesenta lunas y soles laxos.

No comprendo, de dónde sacó tanta valentía, pues ella era de esas mujeres sumisas, soplido de su hombre, plegaria halada, que dejó a su marido una tarde clara de estío en la despedida abstrusa y eterna.

Lloró sobre su cuerpo inmolado, erizada, sin alma, musitó no sé cuántas cosas en sus gélidos labios "Espérame en el cielo corazón" fue lo que escuché. Y luego irguió la mirada, se armó de valor, y se lanzó a caminar junto a la bruma salpicada de su soledad.

Ella, siempre nos está saludando con su maravillosa sonrisa espontánea; que es la mano de Dios pintando su alma.

En las puertas de las despedidas, uno a uno, a sus hijos nos dejó. El futuro que cada uno eligió está bajo la protección de la suave y dulce mirada oceánica de mujer que a pesar de todo nunca se ha abandonado a la adversidad.

Sé, que con incansable sentimiento seguirá tendiéndonos sus manos. Nos recibirá, cada vez que regresemos en busca de compresión en el tibio regazo de su vientre, para escapar de los avatares de la vida, cuando sus hijos nos veamos amenazados.

Evangelina , es mi madre, índiga mujer la que no conoce la envidia, quien con calma, ulula tempestades. La que amo, en la sangre de mi vida.

14 may. 2007

SERÉ

Seré la flor preñada de deseo..
carola abierta de tus anhelos,
la ardiente perla entremecida,
alga desmarañada bajo tu agua.

Seré un gesto de muda suplica
espacio liberado de tus ansias,
seducción y lujuria en tu sexo,
Pero antes, dime que me amas.

AGONÍA

  • Y ahí estaba yo soportando ese manso silencio de hospital, aguardando el último estertor de su vida…No lloraba, ¿para que? Si ya había vertido en el estanque de la pena mis lágrimas al saber que él partiría. Sé que irá al fondo de la tierra, donde los gusanitos harán su propio festín.
  • Tampoco tengo la afición de decir: "¡Pobrecito, era tan bueno!" Cuando en realidad es un simple mortal. A algunos de estos efímeros seres cuando la muerte les persigue quieren ir al cielo , aferrándose obstinadamente a las sagradas palabras de una Biblia...
  • Él no, era ateo, todo lo que hacía o conseguía,"era a base de su inteligencia y esfuerzo."
  • Mientras tendía mi cálida mano izquierda sin soltar la suya, me dice: “ ya no me des más calor de vida, no es conveniente, es hora de partir…” curiosa, le tomaba el pulso, abría sus ojos observando sus pupilas, en las cuales me vi reflejada mil veces, cuando me reprochaba mis errores o prodigaba mis logros, abría su boca para sentir si aún respiraba, trataba de percibir algún susurro de su voz. “Anda -le dije- ¿Qué pecado cometiste, para qué Dios aún no te quiera llevar?…”. “No, no lo nombres, no soy digno de él”, dijo, abriendo apenas sus ojos.
  • ¡Pero si era ateo!
  • Nunca avizoré de lo que tuviera que avergonzarse; era un padre responsable y orgulloso de su cargo, trabajar entre rieles en un ferrocarril .El tango, el jazz, el blues y los poemas le apasionaban; nunca portó un lápiz, para plasmarlos, los recitaba y cantaba.
  • Los días domingos no se derrochaban. Después del almuerzo nos reunía a todos para que hablásemos de aquello que nos molestaba o simplemente de aquello que ansiábamos. Uf! Era terrible, todos gritábamos y reíamos. ( pues somos de raíces italianas).
  • Ays! Ya comenzó el ronquido de la agonía, siento dentro de la habitación el frió de la muerte, y me alegra. Se lo llevará al fin y podrán descansar sus huesos sin carne, pegados al pellejo, que le duelen tanto.
  • Por un instante, se apagó el ronquido y, con una sonrisa tenue me dice: “arrivederci cara mia... Cuida a tu madre”.
  • ¡DIOS! Fue su última palabra.
  • Mi madre dormía apaciblemente a los pies de la cama, rendida de tantas noches en vela. Despertó de un brinco…y me preguntó: “¿Ya se fue? “Amorosamente, besó sus gélidos labios y musitó, al igual que la canción…”Espérame en el cielo, corazón…”
  • (Pintura de Van Gogh)

13 may. 2007

NAVEGANDO

Navegando libremente hacia el origen
de una bella ilusión, burlando el olvido,
zarpo airosa por agua limpias y quietas,
sin tormentas ni nubes enemigas.

Conmigo van mi alma y mis amores,
bagaje suficiente para mi eterno existir,
mareamos, sin pena, los abismos
sobre arrecifes de corales, sin fondo.

Una fresca, colosal masa de agua
nos cobija de temores y de sombras
y nos conduce, serenamente,
hacia la conciencia de la felicidad.



LUNA DE CRISTAL

Crepitando impasible y en silencio
El selenita en su luna de cristal,vió!
como nuestras miradas se cruzaron
en el centro de la nebulosa del Orión.
  • ¡Súbitamente!
  • Las lluvias de diamante líquidos,
  • Y bosques con hojas de esmeraldas
  • brindaron con suaves embelesos
  • Y se mezclaron en tiernos besos.

12 may. 2007

AMANTES

"Los amantes"pintura de Emilia Castañeda


  • Se reclaman con furiosa ansiedad...
  • como adictos dolientes,
  • hechizados,en busca de la droga delirante.
  • ¿Para qué pensar en la razón?
  • Viven encadenados a la tentación,
  • del deseo anidado en las miradas.
  • Son libres cuando se aman al otro
  • lado de la luna, cuando llevan sus
  • pieles encendidas, crisol llameante,
  • a fusión infinita, insaciable.
  • La luna testimonia su locura:
  • Sueños, amaneceres extasiados,
  • hambre del otro, siempre renacido
  • en este amor secreto, clandestino.
  • Son amantes. Se entregan ávidos,
  • Sin tregua ni respiro, amándose
  • así, como la tierra seca busca
  • anhelante el néctar de la lluvia
  • Y quedan indisolubles, envueltos
  • en un velo de vehemente pasión.

OTRA TARDE



  • Florece otra tarde
  • el sol divino del estío
  • me recuerda,
  • el reflejo de tus ojos.

  • Una tarde donde,
  • los te quiero se abandonan
  • por en el árido
  • paisaje gris de tus cabellos.

  • Yo sé que te amo...
  • pero este amor es extraño,
  • no se hunde en el delirio
  • de una gardenia marchita.

  • Ni se desespera naufrago
  • por estar contigo.

  • Florece otra tarde
  • y el sol divino del estío
  • no permite que te olvide,
  • habitante ,estertor mío.

Atardecer en Mejillones

11 may. 2007

INSOMNIO




  • Me fui despintando lentamente;
  • como sombra fugaz, en las paredes.
  • Surgían figuras imperceptibles.
  • Era el ballet al filo del silencio,
  • el calor de mi boca y la angustia.
  • Fugaz , como esas estrellas,
  • disolviendo;la espesura de la noche,
  • repleta de lámparas y serafines.
  • Nacarada, circundante, desnuda,
  • me abandoné en un delirio pasajero;
  • dejándome llevar, en las alas del sueño.

QUIMERICO

En tus ojos preeminente la mirada
de tu alma.
Luz tenue , a veces sombría,
pero fascinante...

En tus labios habla el silencio
y se esconde lo estrépitoso de tu ser
en un mar sempiterno de confusión.

Frágil, áspero, frío y cálido;
a veces noble;
a veces incierto,
pero muy pocas vacío.

Así es tu ser, tu existir,
tan lejos del mí.
Entonces te admiro sigilosamente,
me deleito observándote de lejos;
Y de vez en cuando hurtando un poco de tu tiempo.

Sabiendo que no robaré un trozo de tu corazón.

Imposible conocerte y entenderte;
pero, te comprendo,
no siempre, sólo un poco,
lo intento;
tantas veces sin lograrlo,
tantas veces con éxito,
y siempre me confundo...

Pero allí estas;
atolondrado, cerca,
lejos, imaginario,
quimérico. Pero siempre real.

Amor disimulado.

Existen ciertos dolores que estarán solamente en el silencio del corazón.


Quiero escucharte sin oírte
Y poder verte sin mirarte.
Tratar de caminar hacia ti sin dar un paso
Procurar avanzar lento
Pero rápido con sutileza y sinceridad.
Suplantando palabras por miradas
Prosas simuladas por argumentos
Ecuánimes para el amor.
Teniendo en cuenta el desdén de la vida
Te persigo entre mis recuerdos y pensamientos
Sin percibir que tú apasionas mis sentidos
Mis ilusiones y hasta mis temores
Comprendo, que tú, ni me miras
Me limito a escribirte lo que pienso
Y no ha decirte lo que siento.